propuesta editorial logos
Tiempo estimado de lectura: 4 minutosReading Time: 4 minutes

 

Hoy te voy a hablar de lo que es una propuesta editorial o informe de lectura de un libro en otro idioma que queremos traducir en alguna de nuestras lenguas de trabajo (lo normal es que sea a la lengua nativa). Se trata de un arma de seducción selectiva porque la idea es persuadir a una editorial en cuyo catálogo encaje nuestra propuesta, y que esta nos contrate para el proyecto que le hemos planteado.

Antes de la propuesta

Para comenzar, es fundamental para todo traductor estar al día de todo lo que se cuece en el mundo editorial extranjero o seguir editoriales acordes con nuestra especialidad y lenguas de trabajo. Por ejemplo, un traductor de libros en inglés sobre mente y psicología debe conocer lo último de los catálogos de editoriales como Elsevier, Simon and Shuster o Canongate Books, y, en concreto, mirar sus catálogos específicos. No es lo mismo traducir un libro de psicología social que uno de neurociencia.

Una vez que hayamos adquirido un libro que tenemos en mente traducir, hay que comprobar su valor en el mercado (en mi caso, el hispano). A tal efecto es bueno que dicho ejemplar o autor tenga algún premio o esté en una buena posición en listado de libros más vendidos, por ejemplo, de Amazon. Si cumple con dichos requisitos, tendremos un buen aspirante a ser traducido; de lo contrario, las oportunidades se reducirán considerablemente.

Por otra parte, debemos ser conscientes que si el libro ha tenido éxito en el extranjero, otros traductores podrán adelantarse, hacer sus propuestas y conseguir nuestro objetivo. Por consiguiente, lector, no te duermas en los laureles y actúa rápido.

La propuesta editorial

Entramos de lleno en el asunto que nos ocupa. ¿En qué consiste la propuesta?, ¿en cuántas partes se divide?, ¿a qué editoriales enviarla?

¿En qué consiste la propuesta?

La propuesta editorial (o de traducción) consiste en un informe completo, aunque no exhaustivo, de un libro que queremos «vender» a distintas editoriales (olvídate de acertar a la primera) hasta que una acepte y esté dispuesta a pagar los derechos de autor para incluir tu sugerencia en alguno de sus catálogos.

¿En cuántas partes se divide?

Aunque cada traductor puede tener su propio esquema, no deben faltar: el título del libro (con la foto de la cubierta); el nombre del autor/autores; tu nombre (con tu información de contacto); una ficha técnica del libro propuesto (título original y cómo lo quieres traducir, idioma, autor, edición manejada, n.º de páginas, género de la obra, tema principal, orientaciones [público a que va dirigida la obra], obras más célebres de los autores, evaluación literaria y comercial, etc.); nota biográfica del autor/autores; sinopsis del libro; lo que se ha dicho del libro (citas y recomendaciones, premios, etc.); una breve muestra de traducción en la lengua meta (con cuatro o cinco páginas es suficiente), y, por último y no menos importante, los derechos para la traducción. Aquí hay que dejar claro quién tiene actualmente los derechos (suelen tenerlos las editoriales, normalmente) y añadir el nombre y contacto del editor o persona encargada de gestionar y negociar tales derechos.

No olvides amenizar la propuesta haciéndola legible, con fotos y con un diseño atractivo. Con unas 12-15 páginas es suficiente, porque si no, los editores no se detendrán a leerla.

¿A qué editoriales enviarla?

Después del esfuerzo de elaborar minuciosamente nuestra propuesta, hay que apuntar y tener claro cuáles son las editoriales que nos interesan. Lo último que se pretende es enviar un correo masivo sin tener en cuenta sus catálogos y el público objetivo de nuestra obra (divulgación, especialistas en la materia o un público juvenil). Se debe personalizar la propuesta cada vez que la enviemos a una editorial, por ejemplo, escribiendo: «Este título encajará bien en su catálogo Psicología Social porque…»

Tan importante es enviar la propuesta como escribir correctamente el correo electrónico (con tu CV adjunto). Debes considerar, primero, identificarte, tus lenguas de trabajo, después, proponer la traducción con una breve sinopsis del libro, recalcar por qué encaja en el catálogo en cuestión y, por último, dar las gracias y despedirte dejando claro que te ilusiona traducir para dicha editorial.

Después de la propuesta

Llegados a este punto, querido lector, y tras haber enviado la propuesta a tantas editoriales como sea posible que encajen con tu libro, tendrás que tener no un poco, sino mucha paciencia y una buena dosis de tolerancia a la frustración, porque no es un proceso fácil. No todas las editoriales te responderán, y, si lo hacen, suele ser con una frase del tipo:

Por ahora no puedo dar una respuesta afirmativa para la publicación del libro que nos propones, de cualquier manera, lo tendremos en cuenta y en caso de que consideráramos su publicación nos pondríamos en contacto contigo para volver a hablar sobre el tema.

En estos casos recomiendo que le pidas retroalimentación a la editorial para que te diga qué parte de la propuesta no les ha gustado y por qué. De esta forma, podrás rectificar y aumentar las posibilidades de éxito en los próximos envíos.

Si llega alguna editorial a darte el visto bueno, te doy mi enhorabuena porque la paciencia tiene su recompensa. Entonces comienza otra etapa: el proceso de negociación con la editorial y lo flexible que te muestres con tus tarifas; no obstante, eso es un tema que veremos en otro artículo.

Para concluir, te digo que hay que perseverar y vender con uñas y dientes tu propuesta editorial. Debes aprender de tus errores hasta conseguir tu propio estilo y un esquema que realmente te dé resultados. Se recomienda que elabores varios informes a la vez y que seas muy selectivo con las editoriales.

Proponer un libro, como has visto, es como seducir, convencer, engatusar, persuadir, camelar… y en esto de la seducción hay que saber perder, sin nunca tirar la toalla para así llevarnos al fin nuestro oscuro objeto de deseo; ¡ánimo!

 

¿Qué te ha parecido?
[Total: 0 promedio: 0]
Compártelo en tus redes sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *