Tiempo estimado de lectura: 5 minutosReading Time: 5 minutes

 

Esta semana en el blog tenemos a la profesora de idiomas y doctoranda Marta Alonso. La conozco desde que estudié la carrera de Filología Inglesa. Es una persona muy inquieta intelectualmente, se considera friki y una apasionada de los idiomas que desde los siete años quería ser profesora de inglés. Dejemos que se presente.

Biografía

Docente por vocación (desde pequeña siempre he querido ser profesora) y traductora por pasión (y casualidad). Aunque quería cursar Traducción, no me llegó la nota por unas décimas y al final entré en Filología Inglesa (Universidad de Málaga), de lo que no me arrepiento para nada, ya que creo que ha contribuido muy positivamente en mi trayectoria profesional. También tengo el Máster de Educación Secundaria y el de Estudios Ingleses. Actualmente estoy en el Programa de Doctorado de Literatura, Lingüística y Traducción trabajando en mi tesis sobre género e identidad en el movimiento steampunk. Al mismo tiempo, trabajo en el centro de formación Mainfor impartiendo cursos de preparación de Trinity y cursos de inglés para fines específicos en empresas. También he trabajado en actividades extraescolares y en la Universidad de Málaga impartiendo seminarios y cursos de enseñanzas propias de inglés para la hostelería. Además, he colaborado en el proyecto europeo SLEST de enseñanza de lenguas. Como traductora me he especializado en la traducción de manuales de wargames (ES>EN) y también trabajo de forma esporádica en Ascensores Embarba S. A. editando textos en español y traduciéndolos al inglés (web, manuales de montaje…).

Entrevista

Tienes un currículum impresionante, te has dedicado tanto a la formación y a la traducción. Actualmente estás haciendo tu tesis doctoral sobre el movimiento steampunk. ¿Podrías comentarnos en qué consiste tu investigación exactamente y adelantarnos alguna conclusión parcial?

Mi investigación se centra en cómo se «combinan» las nociones tradicionales y estereotípicas de género e identidad en el movimiento steampunk, así como en qué medida la tecnología contribuye a la creación de nuevos roles de género, bastante más «difusos» que hasta ahora. Básicamente, pienso que los miembros de este grupo han conseguido un equilibrio perfecto entre las ideas existentes sobre el siglo XIX británico y la desaparición de las estrictas líneas que separaban a los individuos según su sexo biológico.

¿Cuáles son las diferencias entre el ciberpunk y el steampunk? ¿Por qué no se puede considerar el movimiento steampunk como distópico?

Aunque ambos utilizan hipotéticos avances tecnológicos y su repercusión en el mundo real, el ciberpunk se centra en un futuro posible y distópico que imagina las consecuencias del uso descontrolado de la tecnología en nuestra sociedad.

El steampunk, normalmente, mira más atrás en el tiempo, a la edad de oro británica. Con la revolución industrial, tuvo lugar una aceleración tecnológica en la que numerosos inventos comenzaron a ver la luz. El movimiento steampunk reimagina una realidad en la que este gran número de invenciones tienen nuevos y sorprendentes usos.

No puede considerarse distópico per se porque la realidad que muestra es una de gran esplendor y avance, en la que la tecnología suele emplearse para fines bastante más humanitarios. Por ejemplo, en una de las obras analizadas en mi tesis, Chrystal Heart, la protagonista emplea tecnología de la época victoriana para luchar contra el villano.

Una vez defendida la tesis, ¿en qué rama del conocimiento quieres profundizar e investigar?

Me gustaría poder seguir analizando la sociedad presentada en obras contemporáneas, especialmente los roles de género, y contrastar los resultados con lo que ya sabemos sobre esas mismas sociedades en el pasado. La época victoriana siempre ha sido una de mis favoritas, pero me gusta más centrarme en lo que está sucediendo ahora. También me gustaría poder aplicar mis ideas sobre la evolución de los roles de género en los cómics americanos… pero para eso creo que me queda mucho.

En cuanto a tu vocación de docente de idiomas, ¿cuál fue el detonante en tu infancia para querer dedicarte a ello vocacionalmente?

La verdad es que no lo recuerdo; simplemente tengo grabado en mi mente que un día le dije a mis padres que quería ser profesora… primero de lengua y un par de años después, con 7 años, de inglés. Siempre me ha gustado ayudar a los demás a descubrir cosas y encontrar información; uno de mis principios es que el saber debe ser compartido para que todos crezcamos y nos desarrollemos como personas.

Te has dedicado también a la traducción, entre otras cosas, de juegos de rol, ¿con qué tipos de dificultades te has encontrado y cuáles son tus estrategias para verter el texto en otro idioma?

Una de las cosas más complejas es para mí la traducción del género. Como jugadora, es bastante molesto que siempre se hable de «he» o del «jugador». Intento ocultar el género siempre que puedo, pero en ocasiones es complejo. En cuanto a vocabulario, a veces es también altamente complejo, ya que me veo obligada a traducir nombres propios inventados, intentando mantener el significado, o armamento muy específico por lo que debo estar buscando en numerosas webs mediante imágenes… primero debo descubrir qué representa para luego poder encontrar el equivalente.

En tus clases, ¿qué tipo de enfoque didáctico aplicas? ¿Qué opinas del enfoque comunicativo?

En mis clases utilizo un poco de todo, aunque irónicamente, odio el método gramático-traductor. Recurro bastante al comunicativo, exponiéndoles a situaciones reales y haciendo énfasis en la utilidad del idioma en la vida real. Más que nada dependerá del tipo de alumnado que tenga en cada momento, ya que no sólo cada alumno es un mundo, sino también cada grupo y no todos funcionan de la misma manera.

Sé también que eres una persona muy leída. ¿Cuáles son tus libros favoritos?

¡Ésa sí que es una pregunta difícil! Quizá una de mis obras favoritas sea Hamlet, pero también me encantan muchos otras como Nights at the Circus de Angela Carter, Las Crónicas del Marqués de Sototancho de Alfonso Ussía —con ilustraciones de Antonio Mingote—, Harry Potter de J. K. Rowling… Muchas cosas muy diferentes… ¡y aparte, comics tanto nacionales como internacionales!

¿Qué consejos darías a alguien que se quiera dedicar a la formación?

Ante todo, que esté muy seguro o segura de que le gusta. Es una profesión que o te encanta o no la vas a soportar. Es un trabajo bastante duro, al que hay que dedicarle muchas horas. No sólo es impartir docencia. Es preparar clases, corregir, empatizar con los alumnos, ser un poco payaso… Además, aguantar comentarios del tipo «los profesores sí que viven bien» todo el tiempo es bastante pesado… pero si te gusta te da igual todo. Creo que soy de las pocas personas que se levanta tras pocas horas de sueño, se pone a trabajar con una sonrisa, va al trabajo con una sonrisa y llega a casa destrozada, pero con una sonrisa por un día bien aprovechado, sabiendo que has conseguido que tus alumnos mejoren un poquito más y que se les ha pasado el tiempo volando.

¿Has trabajado en el extranjero? Si no, ¿dónde te gustaría trabajar?

Nunca he trabajado en el extranjero y tampoco entra en mis planes. Si tuviera que irme fuera, seguramente iría a Galway (Irlanda). Estuve este verano en un congreso y me encantó tanto el sitio como la gente.

Por último, ¿cómo ves el futuro de la enseñanza?

La verdad es que me entristece bastante lo que están haciendo en este campo. Seré fiel partidaria del «sistema EGB» hasta que no destinen más recursos y apliquen las reformas con algo de sentido. Las teorías actuales que ponen al docente como un guía son geniales, pero no creo que funcionen en aulas masificadas y con alumnos totalmente desmotivados. Debemos aplicar los puntos fuertes de los diferentes sistemas, pero igualando también los recursos invertidos.

Gracias marta por tu disponibilidad y amabilidad. Si quieres seguir a Marta en las redes sociales, puedes hacerlo aquí.

LinkedIn: Marta Alonso Jerez

 

 

¿Qué te ha parecido?
[Total: 0 promedio: 0]
Compártelo en tus redes sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *