Psicoanálisis traducción
Tiempo estimado de lectura: 5 minutos

Reading Time: 5 minutes

Esta semana seguimos con la temática del psicoanálisis de la película El año pasado en Marienbad desde un punto de vista traductológico (véase post anterior). 

6. Resto de los personajes

El resto de los personajes no tienen nombre. Suelen permanecer extrañamente inmóviles mientras los protagonistas desarrollan la historia. Puedo extrapolar esto a que los demás individuos, clientes del hotel, representan a los distintos traductores que residen en él; el no tener nombre refleja la situación común de la invisibilidad del traductor. No pueden levantar su voz por lo dicho más arriba.

7. La estatua de Carlos III y su esposa de los jardines

Carlos III representa el «despotismo ilustrado» unas medidas reformadoras aunque no laicas, que supuso una perspectiva distinta a la del Barroco (decoración del hotel). El hecho de que estén vestidos de romanos es debido a que estaban en un juicio por traición.

Pero los protagonistas X y A aportan una perspectiva masculina y femenina de la estatua, respectivamente. X afirma que el hombre detiene a la mujer porque ante ellos hay un precipicio. A afirma que ella señala el camino al hombre de la estatua. La interpretación que se me viene a la mente es que esta estatua se refiere a un deseo del id cristalizado.

El traductor, en cierto modo desea recuperar la autoridad de su padre (figura de monarca) en cuanto a hombre que ha conquistado a su esposa (A), para ello le cuenta una historia retrospectiva —el encuentro de hace un año— que yo asocio a los ropajes anteriores al siglo XVIII (túnicas y sandalias), así disfrazándose con «lo antiguo» pretende estar en pareja con A. El hecho de que el traductor vea un precipicio, significa la sensación de vértigo que le supone encontrarse con el sentido de la traducción. Ella, A, indica que la mujer está señalando el camino, es decir, el sentido que guía al traductor.

El porqué de que la estatua esté en los jardines puede significar que el traductor que halla el sentido deja de recorrer los interminables pasillos del hotel en busca de la interpretación correcta (conclusión del proceso).

8. Los pasillos del hotel

Al principio del sueño el traductor los visualiza obsesivamente, recorriéndolos sin cesar en medio de una atmósfera barroca. X, una vez más, avanza a través de los pasillos durante días, meses y años en busca de A: «Et une fois de plus je m’avançais le long de ces mêmes couloirs, marchant depuis des jours, depuis des mois, depuis des années, à votre rencontre […]» [«Y una vez más, avanzaba a lo largo de estos mismos pasillos, caminando desde días, meses, años para encontrarme con usted»] (01 h. y 21 min). Interpreto esto tomando los pasillos como los caminos de sentido que puede tomar el traductor en busca de un hilo conductor representado por A. Lo barroco puede enfatizar lo recargado y múltiple que supone el laberinto al buscar un sentido coherente con la obra.

9. Tiro al blanco

Dentro de la calma del sueño está este momento violento en el que los clientes del hotel practican el tiro al blanco en una sala especial. M suele practicarlo mucho en el sueño.

Lo asocio a una toma de decisiones y más concretamente a las decisiones traductológicas que conlleva «el sacrificio» de las demás posibilidades. El hecho de que M dispare quiere decir que al estar casado con A —el sentido—, tiene facilidad para tomar decisiones porque la comprende.

10. Música

Durante el episodio onírico, mi sujeto oye una música inquietante producida por un órgano tocado de forma obsesiva. Incluso en un momento dado, X asiste con A a un concierto de violín y se sigue escuchando el órgano.

Creo estar en lo cierto cuando afirmo que el escuchar un órgano, instrumento de viento, está relacionado con la respiración entrecortada del traductor, fruto de su estado neurótico. Si no escucha la música de los violines es debido a que al no resolver su conflicto, seducir a A, la armonía natural no se produce.

11. Jardines

«Le parc de cet hôtel était une sorte de jardin à la française, sans arbre, sans fleur, sans végétation aucune ; le gravier, la pierre, le marbre… La ligne droite, qui marquaient des espaces rigides, des surfaces sans mystère. Il semblait au premier abord impossible de s’y perdre. Au premier abord. Le long des allées rectilignes, entre les statues aux gestes figés et les dalles de granit où vous étiez, maintenant, déjà, en train de vous perdre pour toujours dans la nuit tranquille, seule avec moi.» [«El parque de este hotel es un tipo de jardín, sin árbol, sin flores y sin vegetación alguna. La gravilla, la piedra, el mármol… la línea recta, que marcaba espacios rígidos, superficies sin misterios. En un primer momento, parecía imposible perderse allí; en un primer momento. A lo largo de las avenidas rectilíneas, entre las estatuas de gestos fijos y las losas de granito donde Ud. estaba, ahora ya, perdiéndose para siempre en la noche tranquila, sola conmigo»]  (01 h. 27 min).

Estos jardines a la francesa sin vegetación, solo piedras y líneas rectas, es el lugar por donde pasean los protagonistas y al final, el lugar hacia el que van X y A, a las doce de la noche, la hora de partida.

Este es uno de los símbolos clave del sueño: estos jardines sin vida representan la finalización del proceso de cristalización del traductor con el sentido hallado, este proceso lo emulan los demás clientes que se quedan estáticos, pero solo unos pocos se convierten en estatuas cristalizando la traducción. Las líneas rectas representan el orden y el equilibrio, la armonía restablecida al hallar la traducción definitiva.

El hecho que se pierdan en la noche puede significar que el proceso ha concluido al igual que el día, sumergiéndose en la noche donde todas las posibilidades son abiertas, escogiendo en este caso una.

12. Helada del verano de 1929

En una conversación entre dos clientes del hotel se dice que durante una semana del verano de 1929 hubo una helada en el hotel. Esto puede significar dos cosas: lo paradójico de crear sin crear; es decir, en el hotel, que simboliza el lugar del proceso traductológico, los traductores tienen que crear un producto original sin salirse con la restricción del texto origen, creando sin ser los creadores. El otro significado lo asocio al deseo anticipatorio de X de cristalizarse como el hielo con A, usando la historia del pasado.

Del proceso descrito emerge la siguiente conclusión: mi paciente presenta un cuadro de neurosis al centrar el objeto de sus deseos en la perfección de su traducción inalcanzable —conquista de A en el sueño—.

También presenta un escepticismo preocupante que no le hace ver las demás cosas de la vida —seres inmóviles en el sueño—. Me da la razón cuando le digo que necesita ser más creativo para autorrealizarse personal y profesionalmente.

Le he sugerido que afronte la traducción con un enfoque distinto: tomar un camino y ser coherente con él sin obsesionarse con la perfección porque incluso el propio autor de la obra puede encontrarle diferentes sentidos aportados por las diferentes lecturas que tiene a lo largo de su vida; es más, una obra tiene tantos sentidos como lectores posibles.

El paciente me dice que hará un descanso de la traducción y escribirá su propio libro. Es impresionante lo perseverante que es y al mismo tiempo es una pena que esas energías estén mal canalizadas al centrarse en esa obsesión. Le he enseñado que con orden y estableciendo prioridades, existe un tiempo para cada cosa de la vida. Mi cliente debe seguir con la terapia para afianzar los nuevos hábitos saludables. Si desde su antigua perspectiva se cerraba el telón cuando la mujer decía: «voilà, maintenant je suis à vous». [«Ya está, ahora soy suya»] (min. 08), ahora el telón se cierra citando a Horacio: «Carpe diem».

¿Qué te ha parecido?
[Total: 0 promedio: 0]
Compártelo en tus redes sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *